Visita al Tibidabo- Barcelona. Mi experiencia + tips

Hola amores, después de estar un poco perdida les traigo un post bastante diferente a lo usual en el blog.

La moda como saben es mi pasión y por eso es el tópico principal de mi blog, pero en esta ocasión quiero compartirles mi experiencia visitando este lugar maravilloso al que fui hace un par de semanas.

Hace 9 meses que llegué a Barcelona y debo decir que desde el primer momento me enamoré de la ciudad, es tan hermosa y multicultural que a veces no me creo que esté viviendo aquí.

Aunque ya casi cumpliré un año desde que llegué y que me encanta salir a pasear y caminar por la ciudad (lo hago casi todos los fines de semana, incluso en invierno) no me había propuesto ir a conocer el tibidabo, probablemente porque es algo lejos y porque no sabía cómo llegar.

En Semana Santa aprovechando que hacia buen tiempo nos decidimos a ir.

Hay tres formas en las que puedes llegar al Tibidabo:

-En carro/coche: si ya lo tienes o alquilas uno para ir. (debes tomar en cuenta que justo hasta el parque solo llega el autobús, así que debes aparcar mucho antes y luego caminar hasta allí)

  • En el tibibus: es la opción más rápida ya que vas directo, pero es un poco más costosa. Salen desde Plaza Cataluña justo frente a la Apple y la ida y vuelta por persona sale en casi 6€. Lo cual está muy bien si eres turista, no conoces la Ciudad y te da un poco de corte o pereza ir en transporte público.

  • En transporte público: es un poco más tardado, pero muy bonito y también es la opción más económica, ya que puedes ir con la T-10 o la tarjeta integrada que tengas. Si eres residente y tienes unas de las tarjetas ilimitadas como yo te va perfecto ya que el costo sería 0.

Para hacerlo debes tomar primero el tren en dirección Sabadell (S2) o Terraza (S1), hasta la estación Peu del fonicular. Nosotros lo tomamos desde La estación de Gala Placídia en Gracia porque era más cerca pero salen de Plaza Cataluña.

Al llegar a la estación subes las escaleras para tomar el fonicular (que está en la misma estación de tren) en dirección Valvidrera Superior (es un recorrido corto pero súper lindo que les recomiendo hacer) y al llegar arriba sales de la estación y a mano derecha está la parada del autobús 111 el cual te dejará justo en el Parque del Tibidabo.

Una mega recomendación que les hago es que si ven que hay demasiada gente esperando el autobús caminen hacia abajo a la parada anterior (bajando por la calle que está paralela a la de la estación, no la de la estación per se) ya que estos autobuses son muy pequeñitos, y si hay mucha gente quizá tengas que esperar tres o más autobuses para subir.

Al llegar ves a tu izquierda la iglesia, a tu derecha un restaurant y en frente el parque de diversiones, el cual me sorprendió porque tiene atracciones para grandes y chicos. Si tienes niños debes llevarlos porque de verdad es muy bonito, hay varios personajes que saludan y hasta hacen un show.

Dimos una vueltas por el parque, aunque solo por la parte gratuita, ya que no teníamos pensado ir a las atracciones, solo conocer el lugar.

Lo que más me llamó la atención fue el carrusel que parece de película y la rueda, a la cual tenía muchas ganas de subir pero no estaba abierta al público ese día, ya que habían vientos de 30-40km por hora

Disfrutamos un rato de las increíbles vistas panorámicas y luego entramos al restaurante “El club de las aventuras” para almorzar. El cual es muy bonito y acogedor por dentro, pero la atención deja demasiado que desear, en la entrada hay un cartel que dice que debes esperar allí para que te asignen una mesa y estuvimos casi 10 min parados allí, mientras muchísimos empleados nos pasaban por al lado sin decirnos nada, aunque habían varias mesas desocupadas. Tuve que acercarme a uno de los empleados para decirle que teníamos rato allí esperando que nos asignaran mesa y se excusó diciendo que estaban un poco despistados porque estaban haciendo inventario, lo cual para mí no tuvo demasiado sentido. La camarera debo decir que si fue bastante atenta.

La comida que venden es tipo tapas, bocadillos y cosas para picar, en mi caso lo que pedí no estaba muy bueno, le faltaba sabor para mi gusto, pero mi cuñado pidió un bocata con butifarra y me dijo que era uno de los mejores que había probado. De precio, en general me pareció que estaba bien, ni muy caro ni muy barato.

El restaurante no es la única opción para comer ya que en el parque hay varios foodtrucks, pero sin demasiadas opciones saladas, me parece que solo uno de bocadillos y uno de perros calientes. Así que la verdad que si quieres ahorrar un poco puedes llevarte unos bocadillos de casa.

Al salir del restaurante, decidimos ir a visitar la iglesia, que en mi caso desde que llegué no podía dejar de mirarla. Es muy hermosa e imponente y contrastaba increíblemente con el hermoso cielo azul que había ese día.

Tuvimos la suerte de que estaba abierta y pudimos entrar a esta y a la capilla que hay arriba.

Pero lo mejor para mí, estaba afuera, ya que la vista desde la iglesia es increíble, la mejor diría yo porque ves el parque y barcelona entera desde arriba.

Luego, bajamos al parque a comprar churros y tomar el autobús de regreso.

Sin duda quiero volver pronto, cuando haga un poquito mejor de tiempo, para disfrutar también de las atracciones.

Si vienes a Barcelona por suficiente tiempo, definitivamente este lugar debe ser una parada segura.

Cuéntenme ya han visitado el Tibidabo? O les gustaría hacerlo? Los leo 👇🏽💞

Besos,

AL*

5 comentarios en “Visita al Tibidabo- Barcelona. Mi experiencia + tips

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s