Viaje Express a Mallorca

Hola amores, hace un par de semanas hice un viajecito express junto a Sergio por motivo de mi cumpleaños y quería compartir un poquito mi experiencia allí con ustedes.

Debido a que este año sería mi primer cumpleaños que no pasaría con mi familia (somos bastante unidos) decidí hacer algo diferente y planificar un viaje para ese fin de semana, de esa forma no estaría triste y nostálgica por la fecha sino emocionada por el viaje (lo cual funcionó a la perfección)

Estabamos un poco indecisos hacia donde viajar, queríamos un lugar con playa y que no fuera lejos ya que solo teníamos dos días para quedarnos. Terminamos decidiéndonos por Mallorca (Islas Baleares) ya que es bastante cerca de Barcelona (unos 55 minutos de vuelo) y teníamos disponible para salir muy temprano el sábado por la mañana y regresar muy temprano el lunes. Además, tanto el vuelo como el hotel tenían buenos precios ya que todavía no comenzaba la temporada alta.

Debido a que esta estación es un poco inestable (puede estar soleado toda la semana y la siguiente llover todos los días) escogimos quedarnos en Palma y no en una zona más playera, ya que no sabíamos si podríamos disfrutar de la playa.

Por suerte ese fin de semana el clima estuvo de nuestra parte, con dos días preciosos (muy soleados con unos 22-24 grados)

Palma de Mallorca es una ciudad súper encantadora, de verdad que es muy bonita y me pareció muy tranquila en comparación a Barcelona.

Varias cosas me llamaron la atención, como el hecho de que en Palma prácticamente no hay playa, en la zona de la costa no hay orilla, solo está el puerto (a diferencia de Barcelona y la mayoría de ciudades costeras de Venezuela) y que hay montañas/cerros muy cerquita de la costa o qué hay muchísimos coches descapotables.

Nos quedamos en un hotel en la zona del puerto que se llama Amic Hotel Horizonte, me pareció bastante bien ubicado, es muy cerca del centro comercial Porto Pi (que tiene un carrefour y un McDonalds, que siempre son muy útiles) y además hay un autobús que sale del aeropuerto y te deja muy cerca del hotel, lo único malo es que a pesar de que se encuentra a unos 500-600 metros de la avenida del puerto, son en subida y con la maleta ya se podrán imaginar.

Las instalaciones del hotel estaban bastante bien y el personal es increíblemente atento, la habitación era bastante linda con vista al mar.

Lo que más me gustó del hotel además de las vistas, fue la comida, teníamos desayuno y cena incluido y todo en general estaba muy rico, mis favoritos eran los mini croisants recién hechos del desayuno, a los cuales, yo (de cerda) les abrí un poco más el agujero para rellenarlos con queso y tocineta, con lo cual estaban aún más buenos (que ganas tengo de comerlos de nuevo)

El sábado, aprovechamos para conocer a pie la Ciudad, primero caminamos por gran parte del puerto.

Paramos un rato para tomarnos algo (porque hacia bastante calor) en un restaurante súper adorable por allí (al que por desgracia no le tome fotos)

Luego continuamos caminando y conociendo la ciudad. El casco histórico es súper bonito, tiene unas callecitas súper adorables, muy estrechas pero igual de encantadoras.

Luego de caminar un buen rato buscamos donde comer y nos decidimos por el restaurante El Pilón, que queda muy cerca del “Passeig del Born”.

El local es acogedor aunque muy pequeñito, la atención fue muy buena, al igual que la comida, aunque las porciones nos parecieron pequeñas.

Continuamos caminando y conociendo la Ciudad, entramos a algunas tiendas, pero como a eso de las 7 de la tarde decidimos regresar al hotel y fue cuando tuvimos nuestro primer inconveniente, ya que confiamos en Google Maps para que nos dijera cómo regresar y resulta que nos decía que tomáramos unos autobuses que sólo van hacia las afueras y esa era la única parada que tenían en Palma, de lo cual nos enteramos cuando llegó uno de esos autobuses después de esperarlo un buen rato.

Tuvimos que caminar un montón hasta una de las paradas del autobús que habíamos tomado en el aeropuerto, para regresar al hotel, porque era la única forma que sabíamos llegar. Allí nos duchamos, cenamos y salimos de nuevo a conocer el centro comercial Porto Pi, donde dimos un par de vueltas y aprovechamos para comprar algo en Carrefour para tomar cuando regresáramos al hotel. Teníamos intenciones de salir por allí pero la verdad es que estábamos bastante cansados y preferimos quedarnos en el hotel tomando y escuchando música en la habitación.

Al siguiente día nos levantamos temprano, bajamos a desayunar y nos fuimos a una playa cercana que nos recomendó uno de los recepcionistas del hotel, que se llama “Illetes” a unos 15 minutos en autobús del hotel.

El autobús nos dejó muy cerca de cala Comtesa y de verdad que nos encantó, tiene una belleza impresionante.

Pasamos un buen rato allí disfrutando del sol y del hermoso paisaje, incluso hasta nos bañamos un ratito en la playa, aunque el agua estaba MUY fría. La pasamos genial, de verdad que extrañábamos mucho poder ir a la playa, creo que al venir de un país caribeño subestimas poder ir a la playa en casi cualquier época del año.

Como a eso de las 5 de la tarde decidimos regresar ya que teníamos hambre y allí cerca solo había un chiringuito, el cual estaba full y además era bastante caro.

Comimos algo rápido en Burger King y regresamos al hotel a descansar hasta la hora de la cena. Luego de cenar decidimos ir a tomar algo y fue cuando Google Maps nos hizo una segunda jugarreta, conseguimos alli un lugar que estaba cerca al que podíamos ir caminando y cuando íbamos de camino Google Maps nos decía que nos metiéramos por un lugar donde no había calle (sino una cañada) pero lo peor de todo fue que al llegar al lugar al que íbamos estaba cerrado, cuando en la app decía que estaba abierto hasta tarde.

Seguimos caminando por la zona del puerto, hasta que llegamos a un lugar que nos agradó y nos tomamos allí un par de cervezas y cuando decidimos regresar al hotel Google Maps nos la volvió a jugar, nos envió a una parada para tomar un autobús que supuestamente pasaría en pocos minutos (la app de autobuses de Palma lo corroboraba) pero no pasó, ni siquiera luego de media hora de esperarlo, así que tomamos un taxi de regreso.

El lunes muy temprano por la mañana regresamos a Barcelona.

La verdad que Mallorca nos gustó muchísimo y sin duda queremos regresar pronto, pero por más días. Para la próxima sin duda alquilaremos un coche y de esta manera ahorrarnos los fiascos de Google Maps, porque por lo visto allá no funciona igual de bien que aquí en Barcelona.

Conocen o les gustaría conocer Mallorca? Que recomendación me harían para la próxima vez que vaya? Los leo 👀👇🏽

Besos,

AL*

2 comentarios en “Viaje Express a Mallorca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s